Música: Un argentino en Harlem: Pablo Martín, guitarrista de Tom Tom Club

(Un extracto original de este artículo fue publicado por el diario La Nación, Sección Espectáculos el lunes 1 de diciembre de 2014)

 

 

Desde 2011, el guitarrista de Tom Tom Club, la banda alternativa de Chris Frantz y Tina Weymuth, baterista y bajista de los Talking Heads, es Pablo Martín, un músico e ingeniero de sonido argentino que vive en Harlem, Nueva York. Además tiene su propia banda, PABLO. En Buenos Aires formó parte, en los ´80 y principios de los ´90, de varias bandas míticas del rock argentino como El Vértice, El Corte, Amor Indio y Satélite!.


Ex vecino de Olivos, terminó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional San Isidro, donde junto a dos compañeros conformó tempranamente El Vértice. "Del Nacional de San Isidro todavía conservo amigos y gente que no solo es de toda la vida, sino también de un talento gigante, que hizo cosas grosas, una generación interesante", nos dice de visita en Buenos Aires, donde presentó el nuevo disco grabado con El Vértice.



¿Cómo empezaste a tocar el bajo?
La música la descubrí en el ´81 en primer año, venía de la música disco y Abba, al hippie sinfónico y de ahí al punk en menos de un año. Hasta ese momento venía tocando, o trataba de tocar arriba de los discos, decidí pasarme al bajo cuando me di cuenta de que en mi grupo de amigos ya había suficientes guitarristas. Con dos compañeros de colegio que al mismo tiempo eran mis mejores amigos, Gigio González en guitarra y Cristián Marini en batería, formamos El Vértice, un trío de new wave que al principio era como un intento

 

de Talking Heads y que se fue rockerizando con el

Pablo Martín, guitarrista de Tom Tom Club, puntal de El Vértice y de PABLO su banda solista. Foto: Antonella Malachite
Pablo Martín, guitarrista de Tom Tom Club, puntal de El Vértice y de PABLO su banda solista. Foto: Antonella Malachite
tiempo, tendríamos 15 años cuando empezamos, buscamos cantante casi tres años seguidos y en cuanto nos dimos cuenta de que Gigio era el único que podía cantar sus letras salimos a tocar. Tocamos en todos lados desde El Parakultural, hasta nuestro último show en La Esquina del Sol. No teníamos 20 años todavía, éramos pendejos y se nos iba la mano en la autocrítica y por lo tanto nos costaba disfrutar, hoy veo el poco footage que quedó y me doy cuenta de que éramos una banda buenísima sin nada que envidiarle a nadie.


¿Cómo se armó El Corte?
"Cuando yo entré, Javier Calamaro y Hernán Reyna venían de Frappé, una banda de pop nacional y como muchos en esa situación que creyeron tener la vaca atada, se dieron cuenta a los cachetazos de que es al pedo tratar de hacer música si no hacés algo que te guste o te identifique. Yo los conocí en ese momento, a través de Sergio Rotman, buscaban un bajista para hacer un disco con el resto del contrato de la banda anterior", recuerda. "El primer disco de El Corte probablemente es uno de los discos más bizarros de la historia del rock nacional", sugiere Martín. El Corte se completaba con Federico Oldenburg en teclados y Leonardo Ramella en batería.




Los dos discos de El Corte tenían buenos temas y tuvieron repercusión, ¿por qué no llegó un tercer disco?

 

Nos separamos, se nos hizo un poco difícil y las cosas se empezaron a diluir, Javier perdió el interés, formó Los Guarros, y
de golpe se volvió la situación un tanto incompatible, pensamos en seguir sin él y hubiese sido quizás una buena idea a largo plazo, pero cometimos un par de errores fatales y quedamos todos desconectados, yo creo ahora que la obra está incompleta, son dos discos consistentes e importantes contextualmente. Fracasos comerciales rotundos, pero eso hace al mito.

Las bandas de esa generación incluían a Los Brujos, Los Mimimals, El Lado Salvaje, Mal Recetado y Amor Indio. "Después de ahí pasé a tocar el bajo en Amor Indio, con ellos aprendí a relajarme y pasarla bien arriba de un escenario. Luego vinieron Los Telépatas, con quienes vivimos la gloria y el fracaso, la euforia y la fisura, la comedia, la tragedia, todos personajes complicados pero al mismo tiempo amigos queridos de toda la vida, cuando Telépatas se desfondó, formé Satélite!". Con Los Telépatas, Pablo Martín grabó un único disco del mismo nombre que salió en 1994.

¿Qué te quedó de esas experiencias?
Con Satélite aprendí a pararme detrás de mi producto y no dejarme amedrentar porque un gil que se creyó que nació en Manchester viniera a decirme que lo que yo hacía no le gustaba. Al mismo tiempo hice la música para el segundo ciclo de programas de Fabián Polosecki, El Visitante, por el canal 7 ATC (TV Pública), otro fracaso rotundo que ahora es de culto.

¿Cuándo y por qué te fuiste a Nueva York?
Harto de todo, recién separado de quien hasta entonces había sido el amor de mi vida; me salió la posibilidad de irme a Nueva York, en 1997, y la agarré sin titubear. Vine, estudié producción de audio y trabajé bocha, de asistente, tracking, luego mezclando y masterizando por casi diez años.

¿Con quienes y dónde tocaste o grabaste?
Grabé y masterizé a mucha gente, mucho hip hop, fue lo primero que hice, gente como Dj Atrak, Kid Cudi, Atmosphere, J-Zone, Big Daddy Kane, gente como the Sun Ra Arkestra, no sé, miles. Mientras, tenía mi banda, The Beeps, hice buenos shows, con April March, con David J, llegamos a tocar en Berlín. Estuvo bueno, me tomó tiempo poder ser músico e ingeniero de grabación a la vez.

Pero en el 2009 le esperaba un cambio de rumbo: "se pudrió todo, literalmente la industria de la música como tal se derrumbó y yo me derrumbé con ella. Para ese entonces estaba en el rollo del masterizado y la manufactura de CD y eso, a gran escala, murió. Tuve que volver a trabajar, salir a la calle a empezar de nuevo.
Fue ahí que dije -Fuck it yo vine acá a New York a hacer música. Así que me dediqué a eso como pude, conseguí hacer la música para una película que se llama Guest of Cindy Sherman, que le fue bastante bien. Pero yo estaba harto y en crisis, estaba a punto de dejar la música y volverme a Buenos Aires, y ahí apareció de nuevo Sergio Rotman, que estaba viviendo en Puerto Rico, quien me pidió si lo podía ayudar a poner una banda para hacer un par de shows con Mimí Maura en Nueva York, y sucedió que le puse una banda buenísima en serio, con gente y amigos de mucha confianza, muy buenos músicos, mucho soul", se entusiasma. Él mismo, volviendo a tocar el bajo, se puso al frente de la banda que acompañó a Mimí Maura.

Esos shows cambiarían, una vez más, su vida para siempre. Chris Frantz y Tina Weymouth, bajista y baterista de los Talking Heads, quedaron impresionados con la troupe de músicos seleccionada por Pablo Martín. "Durante esas dos fechas fue que conocí a Chris y Tina, me los presentaron ellos. Fuimos a ver a Tom Tom Club a un show y fue raro. Para mí, ahí tuve la certeza de que yo iba terminar tocando con ellos, no fue un deseo, no fue nada de eso, fue como lo entendí: Yo voy a tocar acá. Un mes después Chris le preguntó a Sergio si conocía algún guitarrista en Nueva York porque se iban de gira y el que tocaba con ellos no podía. ¡Así que busqué en mi lista de contactos a los mejores guitarristas que podía recomendar y también me agregué yo, y me llamaron!".

Con Tom Tom Club, desde 2011, lleva realizadas varias giras por Europa. "Tuvimos mucho trabajo, shows, festivales, tocamos en lugares increíbles, Glastonbury, ATP, giramos con Psychedelic Furs, tocamos con DEVO, P-Funk, The Go Go's, The English Beat, Deerhunter, The Breeders, CHIC, Seasick Steve, Phoenix, shows realmente increíbles para mí", cuenta feliz, como un fan más de esos músicos.

¿Quiénes tocan en Tom Tom Club?
Chris, Tina, Bruce Martin (teclados), Victoria Clamp (voces), Kid G (dj) y yo. Excepto por mí, es casi la misma formación de Dark Sneak Love.

¿Han grabado algo nuevo?
Sí, hay un video y un disco, Downtown Rockers, con temas nuevos, que salió en el 2012, y hay otro disco a medio terminar que seguiremos durante este verano.

¿De qué otros proyectos estás participando?
"Tengo mi propia banda, PABLO, y editamos junto a Gigio González un disco como El Vértice, nuestra primera banda, salió en agosto en Buenos Aires, es un disco de rock nacional, o nuestra visión del rock nacional, mejor dicho.
Gigio es un gran letrista y en parte lo mío tiene casi un interés académico sobre el rock argentino. El Vértice tiene otro formato ahora, lo empezamos exiliados, Gigio en Madrid y yo en Nueva York, yo tenía música que no sabía muy bien qué hacer y necesitaba un socio para terminarlas. El Vértice era una asignatura pendiente, ya no. Por ahora hay un video, son 8 temas y un dub". Desde el 2013 González está tocando en Buenos Aires con su proyecto solista, Gigio y los Inquilinos.

¿Qué te gusta más tocar o grabar?
Hago de todo, soy músico, productor, orquestador, ingeniero. Hago lo que haya que hacer para salir adelante con una obra terminada.

El último viernes de noviembre El Vértice, liderados por Pablo Martín en guitarra y Gigio Gonzales en voz, se amplió con Mario Siperman (Los Fabulosos Cadillacs) en sintetizadores, Hernán Firpo en bajo, Julius Solo en batería (Amor Indio, Satelite!, Los Telépatas) y Leo Martinez en guitarra, a los que se unió en el final Mateuss Perez Andrade, guitarrista de Los Telepatas. Con un gran show en Niceto Club, El Vértice presentó el disco "Todo se parece a mañana", y el video homónimo, como telonero del último recital del año de Siempreterno, la banda de Mimí Maura, con los ex-Cadillacs Sergio Rotman en guitarra y Fernando Ricciardi en batería, la magistral primera guitarra de Ariel Mínimal, y Álvaro Sanchez en bajo; que también presentaban el video "Hacia el mar de carbón" y su segundo disco Para siempre.


Además de tocar los temas de sus dos discos los Siempreterno tocaron clásicos de Joy Division, David Bowie, The Who y Sumo. Después del recital Sergio Rotman habló sobre la alegría por el reencuentro en el escenario de una generación de músicos que surgió a partir de 1982 y que conformó la escena del rock y el punk "Nosotros somos los invisibles, pero de esa escena salieron Todos Tus Muertos, Los Pillos, los Cadillacs, Mimí Maura, Cienfuegos, el Siempreterno, todos esos grupos tienen un punto de conexión muy importante con esa escena que duró dos años, y que fue el inicio del punk aquí".




Links: http://tomtomclub.com/ -Sitio de Tom Tom Club
https://www.youtube.com/watch?v=fA2Vd4jh9sY -Video de El Vértice -Una sola flor


Write a comment ...
Post comment
Cancel

Huerta urbana: en busca de la auto sustentabilidad

Calendario de siembra según la luna
La principal idea al iniciar una huerta es, con el tiempo, ir logrando la auto sustentabilidad de la misma abasteciéndonos cada vez más. Aprender a...

Historias que inspiran: El hombre que unió dos continentes nadando

Agustín Barletti realizó la hazaña de cruzar a nado el Estrecho de Gibraltar uniendo Europa con África
Agustín Barletti es quien nos inspira esta vez, su historia es simple, pero a su vez muy bella ya que nos demuestra como el hombre en función de cómo...

Japón suspende la caza de ballenas

Barco factoría dedicado a la caza de ballenas en los mares australes
Japón acatará el fallo de la Corte de La Haya y suspende la caza de ballenas en la temporada estival del océano Atlántico Sur. Por primera vez en más...

Historias que inspiran

Coach Jack Lengyel Marshall University
Corría el mes de Noviembre de 1970 y un accidente aéreo en West Virginia (EE.UU.) deja sin vida a todos los pasajeros y tripulantes del fatídico vuelo...

El colectivo: una creación porteña

Primeros colectivos porteños

El 24 de septiembre de 1928 tiene lugar en Buenos Aires el primer viaje en colectivo, que partía desde Primera Junta, paraba en Plaza Flores y...

Continua el deshielo en el Ártico y en el mar Antártico

El Ártico perdió 5 millones de km2 de superficie helada este año
Con cinco millones de kilómetros cuadrados de superficie helada este año, el Ártico sigue la tendencia de perder hielo en el verano boreal europeo,...

Historias que inspiran

EL recordado Enrique Casares,hábil jugador de rugby del SIC y excelente golfista que falleció en la explosión

Invierno de 1986, más precisamente 11 de Julio de 1986. Noche muy fría no apta para ser aprovechada para hacer un asado en la parrilla ubicada en el...

Advertise with The Munich Eye
Public Service Advertisements
Shades of Love
Advertisements
Spanish Finca for rent Web Site Optimisation
Newspaper sudoku